“El esfuerzo que hacemos vale la pena, porque tenemos la certeza de que recogeremos muchos frutos”
» » “El esfuerzo que hacemos vale la pena, porque tenemos la certeza de que recogeremos muchos frutos”

“El esfuerzo que hacemos vale la pena, porque tenemos la certeza de que recogeremos muchos frutos”

posted in: Atlántico noticias, noticias territoriales | 0
La Escuela Superior de Administración Pública –ESAP-, Territorial No. 2, con cobertura en los departamentos de Atlántico, Magdalena, Cesar y La Guajira abrió en el año  2015  el Centro en Estudio de Administración Pública Territorial, en el municipio de Suan de la Trinidad, Atlántico, con el firme propósito de beneficiar a los ciudadanos que viven en el cono sur de los departamentos de Atlántico, Bolívar y Magdalena, brindándoles la oportunidad de acceder a la educación superior, sin necesidad de trasladarse hasta la ciudades capitales.
 
Vanesa Pertuz Zapata y Cenys Cervera Machacón son dos jóvenes de 24 y 28 años de edad, del corregimiento de Puerto Niño, Magdalena, perteneciente al municipio Cerro de San Antonio, a la orilla del Rio Magdalena, el cual ha sido su enemigo perenne a través de los años, teniendo en cuenta que la época de lluvia trae consigo inundaciones que afectan considerablemente a los habitantes de este territorio.
 
Las condiciones en las que se encuentra este corregimiento no son las mejores. A mi familia y a mí nos ha tocado salir muchas veces de nuestra casa por las inundaciones, ya que nos encontramos muy cerca del río”, dijo Vanesa con voz de decepción.

Ambas son beneficiarias del convenio que tiene la ESAP con la Gobernación del Atlántico, y actualmente cursan octavo semestre de Administración Pública Territorial en el Centro de Estudio de la Escuela Superior de Administración Pública –ESAP-, ubicado en Suan de la Trinidad, Atlántico.

 
Vanesa y Cenys se han caracterizado durante toda su carrera por ser muy buenas estudiantes, además de ser las más puntuales, pese a que el trayecto que les toca hacer cada viernes y sábado que son los días en los que reciben sus clases no es el más cómodo.
 
Es de admirar que a pesar de que no viven aquí en el municipio y tienen que hacer una travesía bastante tediosa, son las primeras estudiantes en llegar”, afirmó Nelly Durant Cueto, coordinadora de apoyo académico en el CETAP de Suan.
 
Para llegar al Centro de Estudio de Administración Pública, ubicado en el municipio de Suan de la Trinidad, Atlántico, Vanesa y Cenys deben tomar cada viernes y sábado, una chalupa, en la cual atraviesan el río durante 15 minutos aproximadamente para trasladarse desde su corregimiento hasta el municipio de Calamar, Bolívar, una vez allí toman un auto bus o moto para poder llegar a recibir sus clases.
 
Vanesa se encuentra convencida de que “esta carrera se presentó en nuestras vidas con un propósito, ya que nuestro corregimiento nos necesita. Mediante los conocimientos que hemos adquirido queremos hacerle ver a los gobernantes que, si se puede obrar bien, con buena gestión, a través de programas de inversión social, en temas importantes como la salud y la educación”.
 
Estudiando esta carrera estamos adquiriendo las herramientas necesarias para trabajar por nuestra comunidad, hacernos visibles y levantar la voz para empezar a construir el desarrollo en nuestro corregimiento”, expreso Cenys, demostrando su compromiso con su territorio.
 
Antes de iniciar su pregrado con la ESAP, ninguna de las dos había tenido la oportunidad de acceder a educación superior, pues ambas afirman que su situación económica no se los habría permitido.
 
Aunque ambas habían tenido experiencia trabajando en entidades públicas, Vanesa en el Hospital de Santa Lucia, Atlántico como apoyo Administrativo, y Cenys en la Alcaldía de Calamar, Bolívar como apoyo en la Secretaría de Hacienda, nunca se imaginaron que llegaría esta gran oportunidad.
 
Las condiciones económicas en las que se encuentran las familias de estas dos jóvenes no son las mejores, por eso su mayor motivación es sacar a sus familias adelante.
 
Mis ganas de estudiar nunca han cesado, y acceder a una carrera profesional ha sido un regalo de Dios. Quiero ayudar a mi familia para salir de las condiciones económicas en la que nos encontramos actualmente”, expresó Vanesa.
 
Además de ayudar a sus familias, ellas también desean aportar al desarrollo de su corregimiento. “Espero mejorar mi calidad de vida y la de mi familia, pero también quiero trabajar por mi comunidad, necesitamos mucha inversión social, y Vanesa y yo nos estamos preparando para trabajar en pro de nuestra gente”, aseguró Cenys.
 
Aunque durante estos 4 años que llevan cursando su carrera profesional, Vanesa y Cenys han teniendo que sobrellevar diferentes situaciones y pasar por varios obstáculos, se encuentran optimistas, con ganas de seguir preparándose y esforzándose para cumplir sus metas y llegar a ser las voces que hablen por el corregimiento de Puerto Niño, Magdalena.